Perdiendo clientes… cuando el problema son los honorarios

28

Quiero agradecer a Leonardo Perrone y a Ignacio Barrios por la colaboración en esta nota.

Con más de 120 días en cuarentena el efecto del aislamiento no afectó a todos por igual y mientras algunas actividades vieron incrementada su facturación otras observaron como sus ventas disminuyeron a cero de la noche a la mañana, sin vistas en el corto plazo de que la situación se revierta.

Por supuesto, esa situación impactó directamente sobre nosotros, los contadores, que seguimos trabajando y tratando de cumplir con las viejas y las nuevas tareas derivadas de esta cuarentena eterna para clientes que, imposibilitados de trabajar, deben seguir cumpliendo formalmente con sus obligaciones pero que no pueden generar ingresos para hacerles frente.

Perdiendo clientes

Hace un par de semanas un buen cliente con una estructura fija pesada de mantener y que hace 4 meses no puede trabajar me llamó para comentarme que iba a “prescindir” de mis servicios profesionales por una cuestión estrictamente económica. Cabe aclarar que este cliente hacía ya 3 meses que no abonaba los honorarios y que los mismos no habían sido reclamados por mi parte, teniendo en cuenta el momento que está atravesando.

Este cliente, que siempre fue muy formal y cumplidor buscó una alternativa “más económica” que con toda honestidad me planteó, sin pedirme en ningún momento una rebaja en mis honorarios, porque el problema no es que no valore el servicio brindado, la realidad es que simplemente ya no puede afrontar ese “gasto” y no sabe cuando podrá hacerlo.

Mientras se fueron desarrollando las distintas conversaciones que tuvimos sobre el tema, traté de buscarle una “solución viable para ambos” y pensé en ofrecerle una quita del 50% en los honorarios actuales, para acompañarlo durante toda esta transición, pero nunca llegué a proponerle esta opción verbalmente, ya que en la última conversación que tuvimos sobre este tema me comentó el presupuesto que le había pasado el otro colega, un valor muy inferior a la quita del 50% que pensaba proponerle, un valor que a mí no me cerraba.

Puntos a evaluar ante una situación similar

Perder un buen cliente duele, pero invertir nuestro tiempo trabajando por nada, con toda la responsabilidad que nuestro trabajo implica, quizás no tiene sentido.

Para terminar de tomar la decisión sobre bajar mis honorarios hasta el importe que la había presupuestado el colega o no, evalué los siguientes puntos:

  • ¿Están mis honorarios dentro de los valores de mercado?
  • ¿Puedo hacer una quita sobre el valor de mis honorarios?
  • ¿Esos honorarios me permiten cubrir parte de mis costos fijos?
  • ¿Me es más rentable liberar tiempo para darle lugar a otras actividades/tareas?
  • ¿En qué situación me pone esta quita en el futuro frente a una revisión de honorarios cuando esto termine?

En mi caso, después de pensar sobre todos estos puntos decidí que no estaban dadas las condiciones para seguir prestando mis servicios profesionales en los valores a los cuales podía hacerlo el otro colega.

Comenté esta situación con un colega y me cuenta lo siguiente:

“Un caso similar pero con la diferencia de que el cliente no iba a pagar los honorarios adeudados. Es decir, se “auto subsidiaba” los honorarios desde marzo hasta mayo por “la crisis” y además porque”no estaba conforme con el servicio” y porque  “no estaba vendiendo nada”, comunicando que ya mayo no le liquide nada e informa que cambió por un  profesional amigo de él que no le cobra, o que le cobra muy poco.

Su nuevo contador amigo…. o amigo contador, se pone en contacto, solicita los antecedentes, incluyendo backup del SIAP. Y bueno, ninguno es monedita de oro para que todos lo quieran decía mi abuela.

Al poco tiempo el ex cliente exige que se le presente el balance porque por no haberlo hecho “no puede facturar”….. ¿Pero cómo? ¿no era que no estaba vendiendo nada?. 

Aclaro que en esos meses de inicio de la cuarentena se le gestionaron los beneficios de ATP, se lo ayudó a orientar al empleado para que abra una cuenta y tenga un CBU y hasta se solicitó un permiso de emergencia para ir a buscar el token y llevárselo para que pueda hacer las operaciones de homebanking. 

Entonces llega ese momento en que uno se pone a reflexionar… Si bien hasta febrero tenía pago el hecho de haber pagado un año  ¿implica que debamos realizar el balance que vence en mayo?, okey… supongamos que la preparación de los estados contables por haber abonado 12 meses corresponde, pero ¿debo firmar este balance y presentar su declaración jurada que venció en mayo?

La decisión fue: Adjunto el sumas y saldos y todas las registraciones para que cualquier profesional pueda elaborar el balance y las declaraciones anuales (obviamente ajustado por inflación y en excel para que puedan trabajarlo al detalle). Y con respecto a la firma del balance informo que no voy  a firmarlo mientras exista un saldo pendiente de cancelación.”

“Otro caso peor, fue con un cliente que inicia su relación con el estudio en octubre y pretende que se le prepare el balance sin un costo adicional. 

Evidentemente la percepción de que el balance es “un formulario” que cualquiera puede llenar hay que resolverla de entrada, cuando se acuerda el honorario y el servicio que se va a prestar. El pre concepto de que el servicio es all-inclusive debe ser descartado en el momento donde se inicia la relación con el cliente, porque después vienen estas confusiones.”

Perder un cliente duele, pero duele menos si podemos responder las preguntas planteadas para evaluar la situación, y en especial si se hace hincapié en las dos últimas: liberar para dar lugar y en qué situación queda uno al realizar concesiones que pueden afectar el propio desempeño profesional.

Supongo que muchos de ustedes han tenido que enfrentar situaciones similares en los últimos meses ¿Qué hicieron? ¿Qué puntos evaluaron ante esta situación?  

Espero sus comentarios!

Compartilo!
Share

28 comments

  1. pablo 13 agosto, 2020 at 04:04 Responder

    Soy un contador joven que veo con espíritu crítico mucho de lo que plantea el sistema…el mercado del contador, en la teoría, no es libre ya que esta regulado por los consejos, desde los honorarios hasta la forma en que uno pueda publicitar sus servicios…personalmente me parece que las atribuciones de los consejos sobrepasan la verdadera esencia de su existencia…por otra parte, veo demasiados colegas conformistas, pensando que el ritmo de los cambios siguen a la misma velocidad que años atrás…la innovación aumenta, nos ahorra tiempo, ahora bien, muchos pensamos que ese tiempo que “ganamos” podemos dedicarlo a más tareas de ocio, estamos con anteojeras siguiendo rutinariamente las mismas secuencias de pasos…el tiempo en términos reales, como la mayoría de los activos, termina perdiendo valor si no se reinvierte…ese tiempo libre es una oportunidad para perfeccionarse en otros campos, no solamente quedarse leyendo la nueva ley o la nueva rg o resolución técnica. El valor agregado hay que crearlo, buscar otros horizontes afines para adaptarse al nuevo ritmo de obsolescencia…los clientes no son propiedades privadas, son personas que buscan la eficiencia, el argumento de “este colega cobra menos, entonces brinda menos calidad” me parece poco ético y una comoda justificación de la falta de esfuerzo por agregar valor. Creo que necesitamos reinventar nuestra profesión, tener más libertad, modificar el rol que tienen los consejos profesionales y tener un espíritu más inquieto…

  2. ESTEBAN BABINO 11 agosto, 2020 at 11:23 Responder

    Una vez un abogado me dijo: “no trabajo con pobres”. Creo que es un claro ejemplo de quien defiende el valor de su trabajo. El primer error es aceptar trabajos “baratos”. Dejemos que esos trabajos los haga otro. El Contador senior tiene que cobrar una tarifa en la que pueda capitalizar todo el activo intelectual reunido a lo largo de los años. Sino, perdemos todos.

  3. patricia 11 agosto, 2020 at 00:09 Responder

    Es terrible como nos desvalorizan y se sienten con derecho a pedir que les preparemos todas las obligaciones, si bien no factura pero te piden el ATP los recibos de sueldos, gestión de CBU y nadie te dice cuanto es. Peor es cuando aparecen los paracaidistas en una empresa con soluciones mágicas por 2 pesos y te perjudican notablemente y lo peor es que los dueños de la empresa lo toman pensando que hacen un 2×1, me paso en una empresa que cayo una despachante de aduana y ya es contadora, licenciada, abogada, todo junto por nada, en fin, lo peor es que es peor que un mercado ,nos desechan como si nada, nadie respeta nuestros años que estudiamos ni tampoco tenemos quien nos defienda, lamentable. Tengo un hijo y le ruego que no estudie para contador que se va a arruinar la vida por todo el manoseo que hay y lo peor es que lo ve

  4. Ricardo 10 agosto, 2020 at 19:51 Responder

    Estimados colegas
    Coincido con todos!! , porque de una u otra forma a lo largo de mas de 3 décadas como profesional, que más me puede sorprender?. Está claro que con la actual situación pandémica, se agravó notoriamente la situación economica a nivel pais. El Consejo cumple total o parcialmente su rol, pero nosotros deberiamos ir por mas, el conformar y consolidar una Alianza Estratégica formada para y por Contadores. No veo otra salida, tampoco habrá otra solución. Si nos ponemos a pensar, nos entramos a la deriva y seguiremos siendo esclavos de los caprichos burocráticos de los organismos del Estado, y la insensibilidad de muchos clientes que no quieren comprender la importancia de nuestra profesión.

  5. pablo 10 agosto, 2020 at 17:38 Responder

    Tenes toda la razón del mundo. Siempre somos los malos de la película, nuestro trabajo no vale nada. Como? encima de pagar los impuestos te tengo que pagar a vos? Ese es el pensamiento del público en general. El consejo no hace nada por nosotros, solo te cobra la matrícula. Los honorarios mínimos que publican son de poco sentido común. Si realmente uno cobra lo que sugiere el consejo nos quedamos sien clientes. Yo no regalo mi trabajo pero tampoco irme de lo que marca el mercado. Ahora me pregunto, tan difícil es exigir que las declaraciones lleven una firma del contador y así poder establecer un honorario mínimo coherente y que la gente no se queje al pagar, que sienta que no lo estafamos. (EJ. La DDJJ Ganancias sale $ 8.000- si se coloca un honorario mínimo – consejo- mediante oblea nadie se va quejar y lo van a tener que pagar si o si, es mas el contribuyente se va a quejar contra los gobernantes no contra nosotros. Aparte no puede ser que venga cualquiera y haga una DDJJ. Nos matamos estudiando y actualizandonos para que? El gobierno saca todos estos ATP, te la pasas laburando y no les podes cobrar nada. Sinceramente estoy agotado de este trabajo, pq encima no es que lo cobras por adelantado, resulta que muchas veces presentas todo y después no te quieren pagar y desaparecen algunos; o buscan a otro contador.

    • Gabriela 11 agosto, 2020 at 01:13 Responder

      No creo Pablo que los honorarios mínimos del Consejo no tengan sentido común, creo que todos nos fuimos acostumbrando de a poco que se deterioren nuestros ingresos a costa de que siempre existe algún “necesitado” que toma los trabajos por menos honorarios, por honorarios que no compensan ni el conocimiento, ni la responsabilidad ni el tiempo que requiere el trabajo. He tenido la oportunidad de escuchar “colegas” que prefieren sacarse rápido las cosas de encima sin pensar mucho porque cobran poco… y creo que eso es parte del problema, cobro poco doy poco, si doy más cobro más pero si cobro más tengo menos clientes… y esa falsa metodología de pensamiento lógico no lleva a todos a tener un mercado como el que tenemos, en el que la profesión esta desvalorizada, y los honorarios mínimos parecen no ser razonables… Yo creo que como leí en algunos comentarios el tema es mantener los honorarios, no bajarlos, y el que no los quiere pagar que busque un contador que le lleve las cosas por menos dinero y con menos dignidad. Tal vez, vuelvan. Y me ha pasado que volvieron con el “caballo cansado” y ese es el momento hermoso en que uno se siente reconocido y tiene el derecho a decir: VISTE QUE NO TE COBRABA CARO Y QUE LO BARATO SIEMPRE SALE MAS CARO, ahora mis honorarios no se discuten nunca más…

  6. Alberto 10 agosto, 2020 at 16:16 Responder

    Por lo que estoy leyendo en los comentarios son todos colegas en actividad… En mi caso, ya me he retirado pero -quizás por deformación profesional- sigo vinculado a este blog para estar al tanto de las novedades…
    En cuanto al tema al que se refieren, mi experiencia -en la que veo que coincide la mayoría- es la de hacer valer el trabajo profesional… Ni hablar de rebajar honorarios, por cuanto el cliente tendría la sensación que durante el tiempo que cobramos el anterior, lo estuvimos “estafando”…
    Por otro lado, creo que es vital la comunicación con el cliente en cuanto al trabajo profesional que se hace… En muchos casos -y quizás por falta de tiempo- sólo se hacen las tareas y el cliente no tiene ni idea de cómo han ido creciendo las mismas (sobre todo las fiscales)…
    Y por lo que veo cada vez más, “gente” sin título ni experiencia se ha puesto a hacer liquidaciones de impuestos o -sobre todo- atender monotributistas por muy pocos pesos… Pero su filosofía es tener mucho “volumen” de clientes, y con eso les sirve para tener una retribución a fin de mes…
    Todo esto a costa de sacar clientes a los contadores profesionales…

  7. lali 10 agosto, 2020 at 15:13 Responder

    Es un tema complicado y difícil.
    Después de mucho trabajo personal, (y aún por momentos me resulta difícil), paso lo que sugiere el consejo. Ya no hay trabajo simples o que lleven poco tiempo. Nuestro trabajo no sólo depende de nosotros, depende de otros organismo, de tecnología, de una cantidad pasmosa de normas en continúo cambio, todas cosas que hacen que cuando te sentás a hacer un trabajo no sabes a que hora terminas; un día que todo funciona bien te puede llevar una hora, ese mismo trabajo un día en que los organismos andan mal, no tenes internet o te cambiaron la norma te puede llevar 3 hs, Sumado las características del cliente no es lo mismo un cliente organizado que el que no lo es. Este ultimo te lleva tiempo extras de veps emitidos una y otra vez hasta que decide pagar, planes de pagos, planes que caducan….Por todo esto dejé de pensar que yo necesito al cliente, él me necesita a mi y le paso honorarios acordes a lo mencionado, si un colega le ofrece honorarios mas bajos, lo lamento por el colega se está metiendo en un brete que le va a salir carísimo en tiempo y progreso.

  8. Oscar 10 agosto, 2020 at 12:51 Responder

    Me faltó un comentario … los BANCOS … estoy cansado que los Bancos nos manden trabajo … Los Bancos ya no trabajan … un dia fui al Banco y le lleve al gerente una factura de honorarios por los trabajos que me envian, una manifestación de bienes la pueden hacer y esa mentira que es el flujo de fondos ni ellos saben para que lo piden.
    Otro problema que tuve es que para bajarle costos al cliente no le piden las cosas certificadas por CPCE … entonces le dije al gerente que en lugar de bajar costos a partir de mis honorarios se los baje con los intereses que le cobran y los gastos de la cuenta corriente, que si no es por CPCE no se lo hacia.

    • Rubén Arrate 10 agosto, 2020 at 16:52 Responder

      Muy Bien Oscar!! Concuerdo con Voz al 100%. A mi me paso con un Cliente SRL, (El cual uno de los socios es mi tío), que nunca me pagaba los Honorarios me solicito el Balance para lo cual le exigí que primero abonara los Honorarios del Balance para poder certificar el mismo. La semana siguiente “mi prima” que estudiaba para Contadora me pidió que se lo pasara para usarlo como ejemplo para rendir un final. A la semana siguiente este cliente presento ese Balance en Excell y le aprobaron la carpeta sin estar Certificado el mismo. Tardaron 1 año en abonarme el Balance!!! Obviamente sin incluir ningún tipo de interés por falta de pago no.

  9. Oscar 10 agosto, 2020 at 12:32 Responder

    Lo que ustedes plantean nos ha sucedido a todos … es muy difícil que un cliente de muchos años o que comenzó la actividad siendo cliente se retire del estudio … se da en clientes mas recientes y la excusa se ve que a lo largo y a lo ancho del país es la misma … UN CONTADOR AMIGO ME COBRA MENOS O YO LE TENGO QUE HACER TRABAJOS A EL Y ENTONCES NO LE COBRO NI ME COBRA … el viejo y querido trueque como cuando el jefe de la tribu cambiaba a la princesa por cuatro canoas y cinco ovejas que le ofrecia el futuro marido … ( pobre piba moralmente destruida ) … un cliente llegó al absurdo de decirme que otro contador le cobraba menos pero que si no le gustaba volvía al estudio …. yo le dije que … Si te vas , es para no volver .
    Rebajar honorarios nunca … bancar a clientes con problemas siempre.
    Sucede que , a diferencia de los abogados , el contador entra en un trato permanente y ” de confianza ” con el cliente que lo lleva a este a confundir las cosas.

  10. Edgardo 10 agosto, 2020 at 00:34 Responder

    Muy interesante los comentarios de los colegas. Tengo casi 7 años de matrícula. Mi primer experiencia al inicio fue que no cobraba la consulta, justamente para lograr tener al cliente. Error número uno. Le hice el trabajo pero no pude retenerlo. A partir de esa mala experiencia cobro la consulta. Y no solo eso, si el cliente no estaba conforme con mis servicios poniendo excusas para pedirte bajar los honorarios, directamente le digo te entrego todo y eres libres de buscar otro contador (me paso varias veces y terminan quedándose, parece que a veces hay que maltratarlos). También me paso, que me pidieron que les baje los honorarios porque no vendían nada por la cuarentena. No accedí a ninguna rebaja. En mi opinión y aunque me duela perder un cliente no voy a tirar a la basura el esfuerzo que hice por recibirme y luego actualizarme constantemente (eso no se traslada al cliente). Hay noches que tienes que quedarte para leer las resoluciones, leyes, DNU, etc, que sacan los distintos organismos nacionales, provinciales y municipales por culpa del coronavirus y quien te paga todo eso. Estás más tiempo leyendo esas cosas que haciendo tu trabajo como contador. También como dijo una colega, la profesión se ha menospreciado de manera exponencial. Me acuerdo hace muchos años que existía un respeto por el Contador. Hoy parece que somos cualquier cosa. Hasta los mismos funcionarios no nos consideran necesarios, partiendo del Presidente. Mi decisión es no ceder con mis honorarios y cobrar por adelantado “siempre”, así tenga que perder clientes. Creo que si todos tiramos para el mismo lado, no habría tanta rotación de clientes.

  11. Rubén Arrate 9 agosto, 2020 at 22:08 Responder

    Hola Carla, me vino como anillo al dedo esta reflexión de Domingo.
    Voy a pasarles mi experiencia a toda la comunidad de colegas. En este caso en particular yo era el contador de un pariente. Harto de reclamar la morosidad en el pago de mis honorarios. El cliente me llama para reclamarme un error que tenia al confeccionar la cuenta corriente del Estudio. Al parecer me habían enviado 2 cheques en el año 2017 con mi hermano para que me lo entregara y este se olvido de darme esos cheques. 2 años mas tarde se acuerda y le entrega los cheques ya vencidos a mi cliente que aduce que al no poder cobrar esos cheques a los legítimos libradores, ya que no seguia trabajando con estos últimos. Mis honorarios ya se encontraban pagos.
    Me tome un tiempo fuera de las obligaciones diarias de la profesión para analizar si realmente me convenía seguir prestando mis servicios a este cliente en particular aunque fuese pariente mio y logre darme cuenta que por el tiempo, el esfuerzo y la responssbilidad en la que incurria no merecia la pena seguir trabajando sin ser reconocido como profesional.
    Me propuse a cerrar la Declaración Jurada de Ganancias de los socios y dar por finalizado con mis servicios. Y explicarles de la mejor manera posible que el único reconocimiento que tiene el profesional es que se le abonen los honorarios correspondientes en tiempo y forma. Como conclusión la relación profesional se termino pero no de la mejor manera ya que el cliente aducia que no abonaba los honorarios en tiempo y forma debido a que consideraba que no prestaba los servicios de manera eficiente como para reclamar el efectivo pago. A todo esto, les recrimine que visto y considerando que uno de los integrantes de la sociedad era pariente mio, ellos se tomaron la licencia de pagarme el balance del año 2018 un año mas tarde y daban por cancelados dos cheques que en teoría le habían dado a mi hermano aunque yo nunca los había recibido y los cuales no sumaban ni el 10% de lo que me debían. A lo cual les termine diciendo que era una gran falta de respeto.
    Lógicamente el cliente me dijo de todo menos gracias!!
    Conclusión, en mí humilde opinión en este aspecto no debe haber matices grises. Como colegas debemos hacer valer nuestros servicios y nuestro tiempo. Porque al reducir nuestros honorarios a limites muy inferiores a lo que cobraba el colega anterior con el único objetivo de tener un cliente mas, no solo desacreditamos la labor y el esfuerzo de nuestro colega sino que indirectamentamente. Comenzamos una nueva relación profesional desprestigiando nuestro esfuerzo. Y eso es solo un camino de ida.
    Es en esta situación particular que se plantea aquí donde deberiamos estar mas unidos que nunca como profesionales y hacer valer nuestro trabajo. No solo para exigirle a AFIP que respete nuestras funciones y nuestro tiempo de trabajo.
    El cliente siempre va a buscar reducir sus costos y en situaciones adversas como estas va a tratar de podar cualquier tipo de costo. Inclusive nuestros honorarios.
    HAGAMOS VALER NUESTROS SERVICIOS TODOS JUNTOS!!
    Por otro lado el Consejo Profesional de Ciencias Económicas debería regular de una manera mas eficiente los Honorarios mínimos de un Contador. Yo vivo en Necochea Provincia de Buenos Aires. Imagínense que no es lo mismo el contexto económico de una economía regional como la de mi ciudad en contraste con una ciudad como la de Mar del Plata o La Plata. Por ende los Honorarios deberían adecuarse a las realidades económicas de cada región en particular para que no sucedan este tipo de cosas.
    Un abrazo enorme a todos los colegas. Sigamos luchando juntos para hacer valer nuestro esfuerzo!!

  12. ALEJANDRO BADALIC 9 agosto, 2020 at 21:27 Responder

    Esta semana cumplo 27 años de ejercicio de la profesion y añoro el siglo pasado. Los honorarios no variaban y me acuerdo que el honorario minimo era 50 pesos o dolares. Nadie protestaba porque teniamos casi todos los mis honorarios. Hubo mucha gente que se hizo pasar por profesional y no lo era desprestigiandonos con sus errores. Ahora no podemos cobrar $5000 de honorarios minimos(un monotributista) y si los cobramos no creo que por mucho tiempo ya que los clientes se pasan los datos.
    Los clientes eran para toda la vida. NO HABIA ROTACION de clientes.Un cliente dejaba de serlo por que cerraba el negocio o fallecia. No habia casi casos de pasar de un contador a otro. A mi me paso algo duro en la primavera de 1996.Nacio mi primer hijo y en ese periodo PERDI UN TERCIO DE MI CLIENTELA debido a la apertura de 3 hipermercados en mi zona profesional. FUE DURO. UNA BOCA MAS PERO CON FE Y ESPERANZA SALI ADELANTE. AHORA LO QUE ESPERO ES QUE PASE ESTOS 10 AÑOS PARA RETIRARME Y DEJAR DE renegar porque ahora hay clientes que se van y ni sabes porque o te cambian las claves, no te dicen nada y no te pagan nada

  13. AndresAC 9 agosto, 2020 at 13:18 Responder

    Buenos días. Tengo muchos años de profesión y muchos clientes que se fueron y mi experiencia y la de contadores conocidos/amigos, es que el éxodo de clientes es inmanejable -siempre partiendo de la base que hayamos hecho un buen trabajo profesional-, por cuanto el tema está centrado en que no es problema cuanto cobramos nosotros si no cuanto cobran otros, que llegan a valores que como comenta un colega mas arriba, ni reduciendo un 50% llegamos a lo que pasa el colega, que siempre según aduce nuestro cliente es un primo o pariente cercano.

  14. HECTOR BUCHNER 9 agosto, 2020 at 12:15 Responder

    Coincido con muchos. Y quien menciona otras profesiones nos deberia servir para hacer algo. En Provincia hay un minimo pero en una epoca por lo menos en lo que se legalizaba si no nos depositaban lo que decia la escala el Consejo no certificaba nada. Cuando menem por decreto desregulo las profesiones quien mas se aprovecho fue el de Capital y el provincia le puso un freno. Pero deberiamos tenes legislado un minim o de acuerdo a los casos mas comunes y tener actualizados como hoy cpon los modulos pero mas simples. No puede ser que tengamos que mendigar lo nuestro. Y debemos tener poder porque gracias a nosotros los gobiernos r3ecaudan pára mantener la monstruosa estructura que manejan y ineficaz. Parece que ahora en Capital despues de 40 años de cambio de mando se empezo con algo y a cargo de una mujer joven y con impetu. Hay que apoyarla. Suerte a todos y salud. Un abrazo colegas.

  15. Carlos 9 agosto, 2020 at 11:37 Responder

    Yo creo y siempre me planteo en buscar una forma que sea clara tanto para el cliente como para nosotros. En otras profesiones como abogados, ingenieros, rematadores una comisión clara que no se le discute a la hora de pagarlos. Nosotros somos contadores y no logramos encontrar la forma de plantear reglas claras en nuestros honorarios. Seria hora de poner reglas simples claras contundentes y para los casos especiales con sus respectivas diferencias.
    Se que Es difícil lograr esto no todos los clientes requieren lo mismo. Pero como dije antes un abogado hace el juicio y la ley misma dice 15% o lo que fuere de honorarios.
    Por lo tanto para el tema de balances deberian hacer como provincia de bs as que cuando lo presentas sale el valor minimo y punto no se discute.
    En capital eso no pasa.

  16. Eliana 9 agosto, 2020 at 11:31 Responder

    Hola Carla! Antes me amargaba mucho perder un cliente, hoy tengo otra perspectiva, creo que influye mucho el paso de los años y el hartazgo de no sentirte valorada.
    En esta cuarentena, debo decir que para sorpresa mia ,recoji los frutos de mi trabajo, no solo no tengo una alta morosidad, sino que me ha llamado un cliente para avisarme que me depositaba de mas en reconocimiento a toda la asistencia dada en esta crisis. Juro que me emocione.

  17. Gustavo 9 agosto, 2020 at 11:26 Responder

    El problema para mi es que el 50% de los contadores no solo no valora su profesion sino que ademas se conforma con muy poco, yo no entiendo como hay colegas que te cobran 1000 pesos por llevar un Monotributo o valores muy bajos para llevar una SRL por el solo hecho de sumar un cliente , quizas mi posicion sea dura pero hago valor mis servicios en cuanto un cliente me plantea tema honorarios lo cual me irrita mucho que le quieran poner precio a mi trabajo les respondo, POR ESA PLATA NO TE ATIENDO NI EL TELEFONO y que haga lo que quiera, asi logre ganar con x cantidad de cliente mas que lo que otro colega gana con el doble de clientes, si todos nos hacemos valorar habra mas trabajo y mejor pago para todos. Saludos y valoren SU TIEMPO que eso no tiene precio.

  18. Gisela Masi 9 agosto, 2020 at 11:18 Responder

    Hola colegas!
    Hice exactamente eso. Calculé mi tiempo de trabajo “perdido” y “no gratificado” por tiempo más libre y disfrute con mis hijos. Ganaré menos dinero, pero ganaré un mejor estilo de vida.
    Y también creo que a la larga, los servicios más baratos, son por alguna razón (no trabajan todo lo que uno hace, o no tienen la responsabilidad con la que uno se toma el trabajo)
    Debería existir alguna cláusula de que los clientes no puedan irse de un día para otro. Es una locura vivamos con tanta fluctuación y no podamos nunca organizarnos (ya sea por las fluctuaciones del país o de los clientes)

    • Gabriela Morresi 9 agosto, 2020 at 11:22 Responder

      Muchas veces no lo hacemos pero deberíamos hacer un contrato escrito donde figure taxativamente qué tareas están incluidas en los honorarios (el clásico para el cliente es all inclusive por el mismo precio …) .
      Allí también se deberían fijar las condiciones de rescisión de ambas partes

  19. Joaquin 9 agosto, 2020 at 11:06 Responder

    Interesante post. Los q estamos al frente de Estudios Contables tenemos esa situación muchas veces. Mi sugerencia, trabajar mucho en la comunicar y explicar lo q hacemos para que el cliente entienda y valore lo q le damos. Si solo somos “presentadores de impuestos” nos convertimos en comoditties y cuando eso pasa pasamos a competir con idóneos, freellancers o similares. Y explicar cómo se compone el honorario q incluye y que no me parece clave. Buen domingo para todos!!! Saludos

  20. Gabriela Morresi 9 agosto, 2020 at 11:04 Responder

    Por otra parte pienso porque cuesta tanto aumentar nuestros honorarios, muchas veces es recibido por los clientes con indignación al igual que cuando reclamamos el pago (y en termino) como si los profesionales no tuviéramos, como el resto de los mortales, que pagar cuentas a fin de mes.
    Es algo que veo muchas veces que al contador es al último que se le paga.
    Habría que reflexionar que es lo que en nuestra sociedad lleva a que existan este tipo de reacciones con nuestro rubro.
    Es cierto que está cuarentena quizás sea un momento donde sea muy difícil aumentar los honorarios, para aquellas actividades que se hayan visto mayormente afectadas pero no perdamos de vista que nuestros honorarios no dejan de ser nuestro medio para vivir.

  21. Gabriela Morresi 9 agosto, 2020 at 10:29 Responder

    Muy interesante la nota. Desde ya que hay momentos donde nuestra economía no lo permite, pero me parece importante establecer un valor hora mínimo que consideramos que vale nuestra tarea, no solo pensando en el tiempo que lleva puntualmente, sino en todo el tiempo de capacitación permanente y los años de formación previos que permiten que podamos llevar a cabo x tarea, en un tiempo razonable y en forma correcta.
    Eso es lo más difícil de transmitir al cliente, a mí entender.
    Pero a veces liberar tiempo de un cliente que no nos quiere pagar lo que consideramos que nuestro trabajo vale, o que es un moroso persistente, nos abre las puertas (y el tiempo) para conseguir otros con los cuales nos rinda más los honorarios.
    Cada uno sabe cuándo se puede hacer esto o es momento de esperar pero siempre con vistas a valorar nuestra profesión.

  22. Paola 9 agosto, 2020 at 09:49 Responder

    Hola Carla…estoy trabajando actualmente con una colega y nos venimos planteando esto….realmente ya empezamos a decir basta…podemos reconsiderar y tener honorarios económicos para casos muy puntuales con muy pocos requisitos de tiempo de nuestra parte….pero se está poniendo dificil, más cuando van a un ciber les hacen en 5 minutos una ddjj, les cobran y se van… en lo personal la profesión ya cada vez más la veo complicada…se complica estar al frente de un curso de futuros profesionales e incentivarlos…algo que nunca me había pasado porque realmente me gusta lo que hago.
    La semana pasada me pasó al revés..vino una chica buscando contador y la contadora, muy amable, con quién hablé me dijo que la dejaba por no cobrar honorarios en término…y yo quedé …qué hago???

    • Gisela Masi 9 agosto, 2020 at 11:26 Responder

      Hola Paola. En algunos casos me pasó eso y lo que hice fue aclarar por nota que cobraba por adelantado mis honorarios.
      Suele servir. Pero a la larga comienzan a no pagar. Ahí deberías hablarlo.
      Espero sirva

  23. Bibiana 9 agosto, 2020 at 09:48 Responder

    La pandemia no hizo más que agravar la situación de nuestro estudio.Con mi socia con gran esfuerzo y desde nuestros domicilios cumplimos con todos, aunque muchos no pagaron los primeros meses y ahora como pueden tratan de ponerse al día. No rebajamos nuestros honorarios y también perdimos algún cliente, estamos convencidas que la inversión que hacemos en cursos, estudiar los casos, atender personalizadamente, sino es valorada por el cliente, mejor se busque un “amigo” , nosotras somos profesionales. Gracias Carla por compartir lo que pasa puertas adentro de nuestros estudios.

Post a new comment