LIMITES

33

Conozco varios colegas que siempre suelen mencionar en las conversaciones la cantidad de clientes que tienen, ese número mágico que no tiene límites y que siempre están dispuestos a aumentar.

Cuando los escucho con atención dos pensamientos cruzan mi cabeza en forma consecutiva, el primero es “que desastre yo no tengo ni un cuarto de la cantidad de clientes que ellos tienen” y me invade una sensación de desesperanza totalmente ilógica que me deja en un estado de tristeza y nostalgia.

Nostalgia porque hace más de 10 años antes de empezar con esta pagina yo era igual y por alguna razón tener cada vez más clientes me hacía sentir que era una mejor profesional, más exitosa, etc.

Y es ahí, en ese momento nostálgico, cuando el segundo pensamiento que cruza mi mente viene a rescatarme, justo en el momento en el cual mis colegas comienzan a describir sobre cómo es un día en sus vidas, sobre el escaso tiempo que les queda en la semana para ocuparse un poquito de ellos mismos y su familia y principalmente cuando me dicen “que no van a poder seguir sosteniendo ese ritmo para siempre”, es ahí que recuerdo que “yo ya no quiero eso” y una sensación de alivio me hace sentir mejor.



No fue ni es fácil para mi decirle no a un nuevo trabajo o un nuevo cliente, todos necesitamos trabajar para poder pagar las cuentas pero en algún punto todos necesitamos encontrar nuestro equilibrio, nuestro límite.

Dependerá de la estructura y de las expectativas en relación al ejercicio de esta profesión que cada uno posea, ese límite es muy personal y totalmente válido para cada uno pero es necesario conocerlo y actuar en consecuencia.

No es sencillo, pero en algún momento habría que plantearse claramente hasta donde estamos dispuesto a trabajar.

Para armar mi lista de límites, tuve que tomar decisiones sobre lo siguiente:

  • Fijar un cupo de trabajo Ad  Honorem (cubierto 100% por pariente). Cubierto el cupo no tomó mas trabajos de onda.
  • El horario de entrada y de salida. Este es el límite que mas me cuesta mantener (cuando empecé a trabajar, hace ya muchos años, entraba a las 10 am ahora comienzo a las 8 am).
  • Decidir cuantos días a la semana estoy dispuesta a trabajar. (En una época el sábado contaba como día laboral hasta las 17 hs., mi límite cambio y es sólo trabajar los sábado en períodos de mucho trabajo como este).
  • Determinar el tamaño de mi estudio, hasta donde quiero crecer (Me ayudo mucho hacerme la siguiente pregunta ¿Para qué? ¿Cúal es mi objetivo?).
  • Los honorarios a cobrar por mi trabajo profesional.

 

¿Cuáles son sus límites?, tomense un ratito en este domingo gris y cuentenme que decisiones de este tipo han tenido que tomar en su vida profesional.

Compartilo!
Share

33 comments

  1. dora 26 mayo, 2019 at 20:44 Responder

    Hola gente¡¡¡¡ Y como dijo alguien que bueno un espacio para hacer catarsis.
    Hace 20 años decidi replantearme mi vida profesional y personal. Me formé como coach corporal y durante 10 años incorpore distintas terapias alternativas a mi vida .
    Fui dejando de a poco los trabajos que menos me gustaban de esta profesion de contadora. Hoy a mis 63 años me quedé sólo con un 10% de mis clientes y voy camino a quedarme solo con mis familiares directos.
    Trabajo como coach que es lo que me apasiona y el trabajo de contadora tambien lo he resignificado dando el lugar que considero tiene que tener en mi vida . y acompañando a los clientes a darse cuenta de la situacion en la que están . PIenso que como somos en nuestro accionar profesional somos en nuestra vida de relacion y con nosotros mismos.
    Gracias Carla por tu tiempo y tu generosidad.

  2. Jimena 26 mayo, 2019 at 09:14 Responder

    Buen dia a todos !! Excelente nota !! Estuve muchos años enojada con la Profesión …y alejada…pero la siento en la sangre….la llevo en la sangre..con lo cual estoy volviendo al ruedo.. Si puedo compartir mi experiencia…Ad Honorem nunca más nada….pero nunca…Aunque sea acordar un trueque pero Ad Honorem nunca jamás vuelvo a cometer ese error. Resulta muy difícil fijar horarios…Si nos gusta tanto es difícil no hacerlo….. Pero hay que aprender a decir NO. Lindo domingo para todos.

  3. Jorge 21 mayo, 2019 at 07:42 Responder

    Muy buena nota…. y sobre todo para hacer catarsis…. Necesitamos lugares y sitios como estos para compartir “nuestras penas” con nuestros colegas y sacarnos la bronca e impotencia que tenemos adentro.
    A todos los que te leemos y seguimos nos encanta nuestra profesión y lo vamos a seguir haciendo, pero el tema de los límites es fundamental, sobre todo por nuestra salud física y mental.
    Por ejemplo, nosotros en nuestro estudio hemos puesto muchos límites de horarios y dias. A pesar de eso nuestros clientes vienen, pero hemos tomado la decisión de no atenderlos fuera de los horarios que pusimos. Y en cuanto a los honorarios, no quedarnos cortos de entrada, si no les gusta o les parecen excesivos, bueno lo lamento….
    Y otra cosa que recomiendo colegas es la actividad física, por favor haganló diariamente, es fundamental.
    Saludos

    • Carla Lombardi 21 mayo, 2019 at 09:38 Responder

      Gracias Jorge!!
      La actividad física es muy necesaria, en mi caso es lo que me permite mantener el equilibrio.

  4. andrea 20 mayo, 2019 at 14:34 Responder

    Muchas gracias por compartirlo …
    Estoy totalmente de acuerdo con vos , tengo 41 años y tres hijos grandes , sigo estudiando y llevo adelante un estudio contable , todo empieza y termina en mi , pero siempre busco el equilibrio para disfrutar lo que hago y no padecerlo , es tan difícil poner un limite … pero uno crece como persona , como profesional y entiende que los logros no son externos sino internos y que el dinero no cura algunas enfermedades , no disfruta de una familia , no te hace crecer ni ser feliz ect … El dinero solo tiene el objetivo se satisfacer las necesidades …
    Creo que en estas épocas todos estamos en un circulo de trabajar y no cobrar o renegar para que nos paguen , a eso le sumamos los manoseos de los organismos ,los sábados y domingos terminando declaración etc. , yo soy de la idea de que hay momentos en que se crece económicamente y en otros se resiste , este año para mi es resistir y confiar que todo salga bien , que el país avance conmigo adentro … con todos adentro
    Te mando un saludo grande y te felicito por lo que haces ….

    • Carla Lombardi 21 mayo, 2019 at 09:41 Responder

      Andrea,
      Me encanto leerte! Gracias por compartir esta reflexión.
      100% de acuerdo con que hay años en los que se crece y otros en los que se resiste!

  5. susana 20 mayo, 2019 at 13:54 Responder

    Excelente Carla , tu historia , que es la de muchas de nosotras .
    Teniendo muchísimas veces que elegir también entre trabajo, familia , uno mismo.
    tratando de encontrar el equilibrio , a veces se logra , muchas no.
    gracias !

  6. Walter G. Gómez 20 mayo, 2019 at 11:46 Responder

    Hola Carla, buen día
    En principio tengo que decir que no puedo estar más de acuerdo con vos en lo que comentás y planteás
    Trabajé 17 años en relación de dependencia, en dos empresas multinacionales, sabiendo siempre que mi objetivo era llegar a los 40 “siendo mi propio jefe”.
    Por suerte, y con apoyo de mi esposa, ya que teníamos dos hijas a quienes mantener, a los 33 años tomé la decisión y me lancé a la aventura de arrancar de cero, sin clientela, sin experiencia en manejo de clientes propios, y todos los desafíos que uno se pueda imaginar tiene un profesional que nunca tuvo que “atender clientes”, que su trabajo era “mantener al día” sus obligaciones de la empresa donde se desempeñaba.
    Pero en línea con lo que planteás, siempre tuve claro algo: mi objetivo era poder disfrutar de la familia, de mis hijas, de las cosas que me gusta hacer, de poder decidir sin tener que pedir permiso si me quiero tomar un día para no hacer nada.
    Y sabés qué? No me arrepiento para nada, se lo recomiendo a todos aquellos con los que hablo.
    Obviamente los desafíos son muchos, los primeros años fueron muy complicados (especialmente porque “conseguir clientes” no es tarea fácil para alguien que no venía de un estudio contable), y ahora una vez “acomodado” tenés períodos como el actual en el que te toca trabajar los sábados (y a veces los domingos), pero no es lo habitual, y en definitiva, es para uno mismo.
    Y también en linea con eso, al ser uno su propio jefe, puede decidir qué clientes tomar, a cuáles decirles “hasta acá llegamos” si la relación no es la ideal, decidir básicamente cuánto y cómo trabajar.
    Es una ecuación difícil, porque como bien vos también planteás, hay que pagar las cuentas, pero con un poco de paciencia y organización todo se puede. Voy a ser millonario? No. Me interesa serlo? Tampoco.
    Sólo pretendo vivir bien y disfrutar de la vida.

    Acá los dejo, y te agradezco infinitamente el aporte que hacés constantemente a nuestra profesión
    Vos si que sos una profesional con todas las letras

    Que tengan una gran semana
    Slds.

    Walter

    • Carla Lombardi 20 mayo, 2019 at 12:07 Responder

      Walter,
      Me encantó conocer tu historia pero por sobre todo me renueva las energías leerte, coincido en muchas de las cosas que comentas!
      Gracias por tomarte el tiempo de compartirlo!

  7. Gabriela Sanchez 20 mayo, 2019 at 11:33 Responder

    Hola Carla, excelente artículo!!! Hace unos meses que venía pensando en lo que vos expresas muy bien, el tomar decisiones de decirle a un cliente que no lo vamos atender más nos cuesta, no tanto por lo económico, sino porque creo, en mi caso particular, fuimos criados de que rechazar un trabajo no sería buen visto.
    Hace un mes estuve en terapia por el estrés, tengo clientes muy demandantes, a los cuales a uno de ellos decidí no atenderlo más, y ahora todos los días -sino no es por mail o por washap- me dice de por qué no lo voy atender más.
    Cuesta hacer cambios, poner límites, pero el cuerpo pasa “factura”, ojalá nuestra profesión fuera más reconocida en nuestros honorarios…
    Gracias por tus publicaciones

    • Carla Lombardi 20 mayo, 2019 at 12:09 Responder

      Gabriela,
      A veces necesitamos un sacudon para darnos cuenta de que necesitamos hacer cambios, lo importante es mantenerse lo mas flexible posible para poder hacer esos cambios.
      Gracias por participar en estas reflexiones con tu experiencia personal.

  8. Alexis 20 mayo, 2019 at 11:07 Responder

    Hola Carla, un gusto y soy asiduo lector de tu espacio que ayuda en demasía a muchas cuestiones de nuestra profesión
    Tema clientes, tema horarios y tema honorarios..como pongo…es un TEMA….
    Me encanta mi profesión y a veces me paso de rosca por así decirlo, hasta que pisas freno y decís, hoy me tomo el día para mi para descansar y para relajar el cerebro, sino estalla… de la cantidad de información que procesamos cotidianamente
    Somos esclavos de AFIP y de otros organismos institucionales donde cada dia nos carcome horas y minutos de nuestras vidas, es tanta la presión recaudatoria que debes estar un paso adelante de todo porque sino después viene la frase normal y lógica o ilógica diría yo…. de cualquier contribuyente que no reconoce el esfuerzo y el cuidado que se le tiene a esa persona para resguardarlo de cualquier inconveniente
    Horas perdidas en el escritorio, horas perdidas con la familia, horas perdidas de vacaciones al no poder ir por trabajo ( hablo de mi caso ) disfruto de mi trabajo y lo hago con anhelo .
    El cliente que no valora mi trabajo y mi cuidado personal sobre el, no vale la pena y no regalo el trabajo…. llevo años eso, toda experiencia es bueno y te hace crecer.
    Estamos todos en el mismo vagón aquellos que amamos lo que hacemos y a veces como dije mas arriba, nos pasamos de ROSCA y estamos tan a full que parece normal todo y no lo es…
    Me despido con un saludo a todos, y ojala AFIP aunque ya hace años que nos toma el pelo con sus programas y plataformas…alguna vez haga las cosas como es debido y piense en nosotros que somos el pilar de su recaudación….saludos a todos

  9. Julia 20 mayo, 2019 at 11:07 Responder

    Colegas, si les sirve, recomiendo el whatsapp business. Es gratis y casi igual al comun. Pero una diferencia que valoro es que uno puede poner una rpta. predeterminada en dia y horario equis y puede excluir de la lista a los contactos personales. Entonces, cuando te mandan un mensaje fuera de horario (bien puede ser 18.30 por que no?) automaticamente les llega tu rpta. que los ubica con altura.

  10. Natalia 20 mayo, 2019 at 10:55 Responder

    Que genia Carla, me encanta leerte todas las mañanas! Yo trabajo en relación de dependencia y estoy comenzando con algunos clientes, pocos pero tratando de animarme. Siempre abundan los adHonorem, particularmente a mi me cuesta muchísimo poner un honorario, por inexperiencia y porque la mayoría que se acercan son conocidos, familiares…
    Cuando es alguien que no es del circulo familiar, sí pongo limites y si me escriben en fin de semana lo leo tal vez pero no contesto hasta el Lunes en horario laboral.
    Y es tal cual hay que establecer un equilibrio entre trabajar para poder pagar las cuentas pero tbn para vivir! si no, que sentido tiene todo esto…

  11. Anabela 20 mayo, 2019 at 10:33 Responder

    Buenas!! A fin de año me hice un planteo muy similar, y a partir de ahi tomé tres decisiones que cambiaron mi ritmo laboral totalmente y logré estar mejor “emocionalmente”: 1) Tener un celular exclusivamente del Estudio y otro para mi día en la parte “personal” (obvio que hay parientes y amigos, de esos “ad honorem” que escriben consultando sabiendo que no estoy de acuerdo, y en esos casos opte por “clavar el visto y no responder”) 2) Desde diciembre decidí ponerme firme en mi horarios de trabajo, por el cual opté de Lunes a Viernes y horario corrido, cuando finaliza, se apaga celular, no se atiende timbre y si necesito seguir lo hago pero sin atender al cliente. 3) En cuanto honorarios, dejé de ser tan flexible, los honorarios mensuales y habituales, los cobro a mas tardar cuando se finaliza y entregan las liquidaciones (si no lo hacen, constantemente les recuerdo el pago) y si es un trabajo a parte de lo habitual solicito una entrega para empezar. Se que puede sonar fuerte por los tiempos que vivimos, pero uno también debe afrontar gastos y se me estaba haciendo complicado cumplir con mis obligaciones. Buen comienzo! Saludos!

  12. marta 20 mayo, 2019 at 10:28 Responder

    Buenos dias Carla ! Como siempre estas reflexiones tuyas son un cable a tierra, leyendolos me doy cuenta que es una problematica muy común ser una super contadodora que resuelve todo y está full time para atender a sus clientes, y la realidad es que en lo personal me cuesta mucho poner en práctica algunos de los limites que Uds. sugieren, cada vez tenemos más trabajo, más cosas que presentar por el mismo precio, y la mayoria de los clientes son de muchos años por lo cual poner limites es dificil, y cobrarles mejores honorarios tambien
    Pero prometo re leerlos y esforzarme al menos en poner un horario limite en la semana y hacer el esfuerzo de liberar los domingo y dedicarlos a mi familia porque los años y la salud no deberian ser negociables.
    Un placer leerlos!! gracias por el aporte y gracias a vos Carla que sos el motor de estas reflexiones

  13. Dorys 19 mayo, 2019 at 19:22 Responder

    Excelente! pienso lo mismo, fijarse un horario y cumplirlo es fundamental. Hay veces que me entusiasmo (porque me encanta lo que hago y sigo). En los break de trabajo, estudio y en los break de estudio trabajo…uffff….
    Como soy muy atrevida acabo de “clavarle el visto” a un par de desubicados en día y hora…
    Mi consejo: ignorar los mensajes de los fines de semana. Yo me pregunto…qué puedo resolver un sábado o domingo?
    Gracias por tus aportes Carla.

  14. Diana 19 mayo, 2019 at 17:14 Responder

    Me encantó leerlas. Mi situaciòn actual es muy distinta. Me jubilè y cancelè la matrìcula hace dos años. Siempre me dediquè casi exclusivamente a la parte impositiva. Antes de jubilarme fui dejando. Primero lo poco de laboral que hacìa, despuès las sociedades y no tomè clientes nuevos. De los clientes antiguos les di a elegir si querìan quedarse con la Contadora joven que comenzò conmigo y tenìa ya 10 años de experiencia y la veìan trabajar todos los dìas. Hubo muchos que me decìan que yo no podìa jubilarme. Me vine a casa. Armè un lugar de trabajo y acà tengo mi carpeta, la de mi hermano, la de mi hijo, la de dos amigas de mi edad y cuatro clientes con patrimonios e ingresos bastante complicados a los que atiendo y asesoro porque experiencia nme falta y para las DDJJ anuales nos complementamos con la Contadora que preparè.

    Respecto a los limites considero que fui demasiado flexible y aùn lo soy en cuanto a horarios. Si en nuestro trabajo no atendemos casos de vida o muerte. ¿No se puede esperar a un lunes para hacer una consulta? ¿ Es necesario que nos avisen un sàbado a la noche que recibieron una citaciòn que ni saben leernos?

    A los Contadores jovenes les aconsejo que pongan lìmites al comienzo aunque sè por experiencia propia que cuando uno comienza en la profesiòn liberal atiende sábados, domingos, feriados y eso es lo que atrae mucho a los futuros clientes.

    • Carla Lombardi 19 mayo, 2019 at 18:24 Responder

      Diana,
      Fue muy enriquecedor leer tu experiencia profesional.
      Tomar la decisión de jubilarse cuando uno trabaja en forma independiente debe ser más difícil, especialmente porque uno crea un vínculo con los clientes.
      Pero por lo que leo uno puede jubilarse pero nunca se deja definitivamente la profesión.
      Gracias por compartir!

  15. Elisa Chaparro 19 mayo, 2019 at 16:27 Responder

    Carla, que buena nota, creo que todos estamos iguales, deberiamos buscar un equilibrio, trabajar mas no significa ganar mas, creo que reducir la cartera de clientes, quedarnos con los mejores y mas prolijos es una buena opcion.
    buen domingo

    • Carla Lombardi 19 mayo, 2019 at 18:19 Responder

      Gracias Elisa!!
      Si definitivamente, a veces uno o dos pequeños cambios (como dejar algún cliente conflictivo) hace la diferencia.

  16. Marcela Claps 19 mayo, 2019 at 13:09 Responder

    Carla,
    Que bueno es leerte en esta sección y no sentirme tan sola con los problemas cotidianos.
    Por mi parte el límite que más me cuesta es el tema de los honorarios.
    Por decisión propia trabajo sola (no soy buena delegando) y tengo el estudio en mi casa. Pensé que me iba a costar más, pero la verdad que salvo en la “temporada de ganancias” y algún que otro cierre de balance de una SRL (el axi me obligó a estar algún fin de semana) estoy en el estudio sólo de lunes a viernes.
    Lo que no logro limitar es el horario de los mails y los whatsapp, pero estoy trabajando en eso con 2 celulares, uno que apago a las 18hs que tienen todos mis clientes y el personal con el que estoy todo el día, es un poco engorroso, pero me está resultando y así evito estar pendiente hasta medianoche de las notificaciones de domicilio electrónico de AFIP y consultas de los clientes durante la cena.
    Mi trabajo Ad Honorem es, como creo que nos pasa a todos, las consultas de familia y amigos; y el hijo de un cliente que recién empieza y tiene un monotributo con Ingresos Brutos local en pcia Bs. As.
    Con los honorarios, también creo que como todos, se me hace imposible cobrar lo que valdría el trabajo, y entro en un círculo en el que no puedo tomar más clientes porque no podría atender a todos como quiero dentro de los límites, pero lo que cobro tampoco justifica la cantidad de trabajo que hago y en la situación actual es más difícil (mis clientes son comercios barriales y un par de pymes familiares), y no puedo ponerle límite a esto y salir del círculo.

    • Carla Lombardi 19 mayo, 2019 at 15:28 Responder

      Marcela,
      Muchísimas gracias por compartirlo!
      El tema honorarios coincido es de los más complicados porque no depende solo de nosotros sino también de los clientes y de la situación económica del país.

Post a new comment