La falacia del costo hundido y como nos afecta a los contadores

3

Un costo hundido son aquellos gastos en los cuales ya se ha incurrido y que no se pueden recuperar en el futuro. Es una inversión de tiempo, dinero u otros recursos (como nuestros conocimientos) en algo o alguien que nunca generará un retorno positivo.

La falacia del costo hundido se da cuando continuamos con ese algo o alguien por temor de perder todo lo invertido. Es decir, continuamos empleando recursos en algo para sustentarlo, aunque no sea rentable.

¿Cómo nos afecta a los contadores?

Todo alguna vez hemos caído en esta falacia y nos quedamos estancados con un proyecto, un cliente o incluso en una carrera por el solo hecho de haber invertido mucho tiempo, dinero y esfuerzo, nos negamos a dejar.

No hay dudas de que cuantos más recursos invertimos en un proyecto, más nos atamos a este y más difícil es abandonarlo. A nadie le gusta perder, pero persistir con algo o alguien por miedo a desperdiciar todo lo invertido puede tener efectos muchos mas costosos a largo plazo. La vida es corta.

Quién no tiene un cliente en el cual invierte muchas horas de trabajo y que a la hora de cobrar los honorarios se hace imposible ajustarlos a un valor acorde al esfuerzo realizado o directamente se hace imposible cobrarlos, aumentando mes a mes un crédito que es incobrable y sin embargo seguimos trabajando con este cliente, tenemos miedo de perderlo.

O invertimos en un Software o Sistema contable solo para darnos cuenta que no se adapta a nuestras necesidades, es un costo en el que ya incurrimos y que no podemos recuperar, así que continuamos utilizando esa herramienta, aunque no sea eficiente.

O quizás comenzaste otra carrera y te das cuenta que no te gusta, pero ya estás a la mitad y utilizaste parte de tus ahorros y tiempo en esto, por lo cual dejarla implicaría asumir la pérdida (Aunque en el caso de los estudios, creo que nunca es una pérdida de tiempo).

Creo que cada uno de nosotros tiene su versión personal de costo hundido.

¿El que abandona no tiene premio?

La falacia del costo hundido implica mantener todos los esfuerzos hacia algo que ya no nos hace felices.

Creo en la perseverancia como una de las mejores cualidades que puede tener una persona, creo que es una habilidad que permite equiparar a aquellos que naturalmente tienen más facilidad para ciertas tareas o actividades con aquellos que realmente desean algo.

Sin embargo, a veces esta persistencia puede generar más daño que beneficio, especialmente cuando se enfoca toda la energía en algo que nunca va a compensar nuestro esfuerzo.

¿Qué hago yo para tratar de no caer en esta trampa?

  • Trato de no mentirme a mi misma. Es lo más difícil porque solemos buscar excusas para justificar nuestras decisiones de continuar con algo.
  • No considero que ninguna experiencia es una pérdida absoluta, siempre se aprende. Lo que es una pérdida es seguir insistiendo con algo que no funciona.
  • Busco hablar lo que me está pasando con alguien cuya opinión o visión valoro y por lo general encuentro una nueva perspectiva de la situación.

¿Cayeron alguna vez en esta trampa del “costo hundido”? ¿Qué decisiones tomaron para solucionarlo?

Print Friendly, PDF & Email
Compartilo!
Share

3 comments

  1. Raul 18 noviembre, 2021 at 13:00 Responder

    Excelente aporte, hace ya un par de años, dejamos ir a clientes que daban mas problemas que beneficios…no se puede enfermar uno tratando de ajustar y/o cobrar honorarios a clientes difíciles…quitan tiempo para atender correctamente a aquellos que si valen la pena. Particularmente yo prefiero resignar algo de plata y mejorar calidad de vida, aunque se que no es fácil hacerlo. En cuanto a perder clientes, no me preocupo demasiado ya que con la Afip desquiciada que tenemos, siempre aparece alguno nuevo con algún desastre por resolver.

  2. marcela moresco 15 noviembre, 2021 at 15:14 Responder

    Carla, como siempre excelentes notas. Me sentí muy identificada con lo que comentabas. Algo que a mi me llevo mi tiempo ( y me sigue llevando) es entender que hay etapas y que que no son costos hundidos, sino procesos que debía pasar. Lo que es importante es aprender, y cuando uno ve la oportunidad mejorar.-
    También me hace bien lo que decís de conversarlo con alguien del cual aprecias su opinión,

    Saludos,

  3. Leonardo Perrone 14 noviembre, 2021 at 14:46 Responder

    Si no tomas una decisión los costos hundidos te hunden .
    Cómo no es tan fácil manejarlo en forma individual, recomiendo recurrir a un especialista cuando veamos que nuestra organización se está desbarrancando … Y esto puede estar empezando a pasar desde cualquiera de los puntos que tocaste, los clientes, los colaboradores, el sistema contable, la profesión que elegimos. Todo tiene que estar en un permanente circuito de revisión , es decir , en una mejora continúa.
    Hoy leí dos tips que quiero aportar a esta nota:
    1. Si no estás creciendo te estás achicando.
    2. Si no trabajas en equipo te conviertes en el esclavo de tu trabajo.
    Y en mi experiencia personal, sí bien leí mucho sobre el tema, hice capacitaciones en el Consejo sobre como conducir el estudio , asociatividad, etc, y también vi muchos videos en YouTube sobre coaching… Recién cuando contraté a un coach comencé el proceso en forma seria y sostenida para no solo identificar esos costos hundidos, sino para actuar sobre ellos y modificar su condición de gasto y convertirlos en generadores de ingresos.

Post a new comment